HISTORIA

“No existe modernidad sin una buena tradición”

WHO
WHAT
WHY

En 1892, se ve la necesidad de procurar abrigo a los puestos al aire libre que se habían ido añadiendo a la anteplaza del Palais Royal (hoy llamada Recova vieja), mercado de mampostería realizado por Antonio Oraá y Arcocha en 1851. Antonio Pintor, arquitecto municipal, diseña en ese momento un modelo de mercado a partir de la utilización de piezas prefabricadas que se encarga a Londres. Diseño que tuvo que repetir en 1894 por la pérdida de los planos originales. Se escogió una pieza de calidad y belleza, fabricada en Londres, de donde llegó en el vapor Nubia el 24 de noviembre de 1897. Es al  menos curioso el hecho de haberse encargado a Inglaterra dicho mercado, debido a que existía en Sevilla una fundición de mucha fama llamada Pérez Hermanos, que también se dedicaba a la producción y construcción de este tipo de estructucturas, y que asiduamente realizaba trabajos en las islas, dándose la circunstancia que en el período de 1890-1898 esta fundición incluso construye un mercado de hierro en Badajoz prácticamente análogo al nuestro.

col_garcia recova

Una vez el material en Santa Cruz, del montaje del mercado se hizo cargo el ingeniero D. Luis Braun, técnico de la casa alemana Krupp, empresa dedicada al ferrocarril y a la ejecución de muelles. Este técnico trabajó en media Europa, Rusia y América, hasta que lo enviaron a Santa Cruz para que se hiciera cargo, como presidente-director de La Metropolitana, de la instalación del tren que iba a conectar la cantera de La Jurada con el nuevo muelle y de la colocación de la grúa Titán para el avance del mismo.  La grua llegó a la capital el 9 de agosto de 1887. Desde ese momento el montador, Luis Braun y su mujer Ana Mulak acogieron la ciudad como lugar de residencia para desarrollar su vida.

El montaje se llevó a cabo en la Plaza de la Isla de La Madera, enfrente justo de lo que hoy se llama Recova Vieja. El modelo que diseñó Pintor no fue seguido por los fabricantes londinenses en su totalidad, lo que por descontado entra dentro de la lógica, La arquitectura del hierro perseguía los fines de rapidez y economía, si el diseño dejaba de ser seriado el producto no era entonces rentable. Eso sí, se requería que dicho “tinglado” fuese de buenas condiciones de solidez y belleza para procurar su duración sin que se afease el ornato público.

Leer Más

stripe_nobg

Mercado de La Abejera, Rambla General García Escamez Nº1, 38009 Santa Cruz de Tenerife, mercadoinforma@mercadodelabejera.com,

Teléfono Información: 922 077 425

Dejar comentario

"La gran protagonista es la materia prima, nuestro cometido como comerciantes debe ser no estropearla"

Alain Chapel